Mis Amigos

jueves, 25 de abril de 2013

Mis primeros viernes de mayo



Una de las fiestas más bonitas y de la que mejores recuerdos tengo guardados en mi corazón jaques , es sin duda la fiesta grande de Jaca:  la conmemoración  del Primer Viernes de Mayo, pero sobre todo  la de aquellos añejos “Primeros  Viernes de Mayo” de los años cincuenta y  sesenta, los de mi infancia;  los Primeros Viernes de Mayo, sobre todo los de  hoy día son totalmente diferentes e incomparables, más vistosos, más coloridos y mejor simbolizados  e interpretados conforme  a los tiempos modernos, nada que ver con las imágenes que conviven en mi memoria, aunque mis sentimientos  y mis emociones  cuando llega este viernes tan señalado,  cohabitan por igual… antes y ahora.

Siempre esperaba con inmensa  ilusión ese día;  Jaca y su gente, la que vive siempre allí y la que vive lejos y  regresa  el primer viernes de Mayo expresamente para vivirlo y disfrutarlo con la emoción propia, le dan un aura único e  incomparable a la ciudad ese día,  mezclando   con sus sentimientos  y colorido el ambiente y emoción tan personal de esa fiesta tan jacetana.


El desfile marcial de labradores y artesanos comandados por el Conde Aznar y  secundado por las bellas labradoras y artesanas jacetanas;  el himno de Jaca entonado con sentida emoción   a las puertas del Ayuntamiento,  acompañado por la multitud que ocupa todo el ancho y largo de  la calle Mayor;  el saludo cruzado de banderas y los sonidos y el sabor a pólvora  de los disparos de los arcabuces de las hermandades en los lugares más emblemáticos del recorrido, consiguen  que la sangre  baturra fluya a borbotones y se desborde  incontroladamente a la sombra del Monte Oroel.



Días antes, -en aquellos años-  prácticamente todos los niños nos preocupábamos de tener nuestro particular bastón de hierro al que llamábamos   “matamoros” ... si no recuerdo mal, era  un hierro de casi un metro de largo;  en la punta le colocábamos un fulminante explosivo y el mango,  una empuñadura en forma circular; cuando lo accionábamos  contra el suelo el pistón hacia explosión e  intentábamos sincronizar el sonido explosivo con los de  las descargas de los arcabuces  de las hermandades de artesanos y labradores en el desfile.

Hoy creo que esa tradición del bastón  ha desaparecido; o por lo menos ha menguado lo suficiente como para pasar inadvertida; supongo que a los que sois de mi generación os sonará de algo  lo que os he comentado; en las últimas visitas a Jaca en nuestra fiesta tan propia, no he podido observar ni constatar  esta costumbre entre los chicos de hoy.


También recuerdo con nostalgia y cariño el primer viernes de Mayo del  año 1964 en particular; En el desaparecido templete de Santa Orosia, nacía  el primer grupo de Danzantes infantiles  de Santa Orosia del que fui uno de sus pioneros; unos meses antes de la fiesta, la hermandad de danzantes “mayores” de Santa Orosia,  nos reclutaron a una docena de chicos de primero de bachiller del instituto Domingo Miral para entrenar y  formar  ese singular  primer grupo de danzantes infantiles, después hubo otras “generaciones”, pero por lo que sé,  la idea  no cuajó lo suficiente  y en apenas tres o cuatro años el grupo creo que  desapareció.



Con palos secos preparados de  fresno en ambas  manos, con nuestras zapatillas de cáñamo,  y con nuestro típico traje,  morada y ancha  faja de  baturro y pañuelo rojo sobre nuestros hombros, nos esforzamos y “combatimos” con ardor y mucha ilusión en las diversas danzas al compás del sonido de la   traca del “paloteau” por las calles de Jaca;



Lo innegable es que llamó mucho la atención el estreno del  grupito encuadrado en el desfile de ese año, incrustado entre las hermandades de artesanos y labradores;  mucha gente nos seguía por las calles de Jaca exclusivamente, para vernos  cada vez que nos tocaba actuar;  También nos invitaron a participar en el Festival Folclórico de los Pirineos y  recuerdo una de las  veces   que actuamos  en el Teatro  Olimpia de Huesca -como teloneros- delante de un selecto publico y  otras actuaciones en fiestas mayores  de pueblos cercanos. 


----------------------------------

De Izda a Dcha...(fila superior) Carlos De Arriba, José L. Hijós, José L. Zamborain, Jorge Ochando, Jose Mª Tomas y Ernesto Ara.
(fila inferior)     Enrique Piedrafita, Cerezo, y Rafael Puyuelo.

Mi recuerdo especial con cariño  para algunos nombres que mantengo en la memoria de aquella primera hornada, y que además también  fueron mis compañeros de instituto. 
  (Gracia Rumi, Juan José Ventureira, J. Luis Zamborain, R. Puyelo, Ernesto Ara, Hijós,  J. Mª Tomas Gracia, A. Cerezo, Enrique Piedrafita, Carlos De Arriba, J. Ochando  entre otros)…  

un abrazo muy fuerte si alguno de vosotros  leéis esto.



De nuevo este próximo primer viernes de Mayo estaré en Jaca,
 mezclado con mi gente y cantando al unísono nuestro himno...


 "Jaca libre sabe vivir, a la sombra del monte Oroel"...

Un vídeo-reportaje  corto de nuestra entrañable fiesta.